Magnetización del Agua

Rubén Cedeño
Libro: Cúrate a Tí Mismo


           La Madre Alexa, de la Libertad, enseña algo maravilloso, que es la magnetización del agua. El agua no mezclada con otra sustancia, o embotellada, se encuentra igual que la "Divina Presencia Yo Soy": pura e incalificada. Los electrones que componen el agua pueden ser calificados en lo que tú quieras, los puedes cargar con la energía que tú desees.

           El ser humano se puede liberar de todo, y puede descargar dentro de un vaso de agua todas las sustancias curativas. Puedes llenar el vaso con agua ordinaria y cargarla con cualquier cualidad y poder, con la energía que se requiera, ya sea fe, iluminación, amor, verdad, consagración o salud.

           El vaso de agua que nosotros hayamos destinado para el tratamiento se va a convertir en medicina.

           Si hay una apariencia de hipertensión, convertimos el agua en tensión normal o lo que necesitemos.

           Este tratamiento tienen que hacerlo todos los días sin interrupción.

           Poniendo la mano izquierda en alto con la palma hacia arriba, y la palma de la mano derecha sobre el vaso, digamos: "Yo Soy cargando esta agua con los poderes curativos del Universo. Gracias Padre porque esta agua ya está cargada que los elementos curativos que necesito".

           Luego, esa agua se la van a tomar lentamente, por sorbitos, y sobre todo, teniendo cuidado de que pase por debajo de la lengua. Esto sencillamente es mágico; el que les habla se ha curado más de una apariencia con este tratamiento.

           También lo pueden utilizar para curar cualquier órgano del cuerpo; puede ser realizado por un paciente, hijo, nieto o cualquier persona que les pida curación. Si no lo pueden decir en voz alta, lo hacen en silencio, que también surte efecto.

           Luego procedan a tomársela lenta, mística y devocionalmente, pensando y sintiendo que esa agua va a ir a ese órgano que usted calificó ya sanado y curado.

           En caso de que vayan a utilizar un medicamento para cualquier apariencia, lo van a calificar de la siguiente forma: "Amada Presencia de Dios 'Yo Soy' califica esta medicina en la curación de mis ojos. Gracias Padre".

Extraído del libro: "Cúrate a Tí Mismo"
Rubén Cedeño, Editorial Señora Mágica

 

Página Anterior