PENSAMIENTO POSITIVO por Rubén Cedeño

POSITIVISMO DEL ESTUDIANTE – POR RUBÉN CEDEÑO

Jamás utilizamos la palabra “mal”, “desgraciadamente”, “desafortunadamente”. Cuando se está lleno de bondad sólo brota el BIEN, tanto en hechos como en palabras o acciones. De un verdadero Estudiante sólo salen hechos y palabras de bondad, aunque su interlocutor o acusante sea lo peor. Hay que acordarse “que solo el bien domina al mal”. Las palabras, vocabulario, y expresiones de un Estudiante siempre estarán cargadas de positivismo, entusiamo y alegría, para que los Maestros puedan, en un determinado momento, utilizar su boca para decir palabras de ayuda a la humanidad, en conferencias o lugares de influencia. Esto no es mediumnidad, ya que el discípulo hablará las palabras del Maestro como si fueran suyas, sin necesidad de hacer acotación de esto; sólo será importante si las palabras son de utilidad para el que las necesita.
Se entra a la Enseñanza y estamos en ella para ser felices, estar con Dios, lograr así la Ascensión, y luego, renunciar a la Gloria Celestial para regresar a la tierra y seguir ayudando a la humanidad, hasta que todas sus corrientes de vida asciendan. Así que en nosotros no existe elitismo espiritual; somos del pueblo y para el pueblo. En nuestra Enseñanza, aunque estemos transmutando el mal humano, mantenemos una actitud declaradamente alegre, simpática, sonriente; en ningún momento pesante, negativa, ni cabizbaja. Algunos instructores, cuando los encontramos, tienen quejas, problemas y caras lamentosas. Estos deben airear su mente y corazón en áreas de la vida que den alegría, como la música, el teatro, la literatura, la pintura, o alguna otra faceta bella y estimulante de la vida.



YO SOY POSITIVO

“Yo Soy Positivo”, pienso Positivo, siento Positivo, actúo Positivo, hablo Positivo. No existe cosa negativa que pueda dañarme. “Yo Soy es mi refugio, escudo y fortaleza” Le digo a todo lo negativo: “Tú no tiene poder”. “Yo Soy Positivo”.

“Yo Soy el Bien”, pienso el Bien, siento el Bien, actúo el Bien, hablo el Bien. Yo no creo en el mal, yo solamente creo en el Bien. Algo Bueno me tiene que suceder. Le digo a todo lo malo: “Tú no tienes poder”. “Yo Soy el Bien”.

“Yo Soy la Luz”, pienso la Luz, siento la Luz, actúo la Luz, hablo la Luz. Las tinieblas no existen. “Dios es Luz”. “Hágase la Luz”. le digo a toda oscuridad: “Tú no tienes poder”. “Yo Soy la Luz”.

“Yo Soy Feliz”, pìenso Feliz, siento Feliz, actúo Feliz, hablo Feliz. No estoy triste. Dios es mi Felicidad. Le digo a toda tristeza: “Tú no tienes poder”. “Yo Soy Feliz”. “Yo Soy la Felicidad Divina” eternamente manifestada, para Bendecir en Positivo, en Bien y en Luz, todo lo que existe, me rodea y contiene el mundo. “Yo Soy Positivo”

Comments are closed